UNA CASA SOBRE EL RÍO

Una casa sobre el río
La investigación histórica, cuando se estudia el pasado de la ciudad de La Trinidad, hoy llamada Buenos Aires, tiene algo de detectivesco…

Y para comprobarlo, los invito a que descubramos la actual existencia de una vieja casa, nacida en los años treinta del pasado siglo XIX.

En el año 1844, aparece en Buenos Aires, una colección de litografías de un joven artista argentino, nacido en Quilmes en el año 1813. La colección se denominaba “Usos y costumbres del Río de la Plata”. El autor era el artista Carlos Morel. Una de las litografías que componían la colección llevaba por título: “Vista de una casa sobre el río”. La cito porque fue la que más llamó mi atención, y despertó mi curiosidad. Al detenerme a observar el paisaje en que se encontraba enclavada aquella casa, me encapri ché en descubrir a qué lugar del Buenos Aires de aquella época pertenecía. Lo abrupto de la caída sobre el río me hacía pensar en primera instancia que el lugar podría haberse encontrado en las afueras de la ciudad, tal vez hacia el norte, por la zona de Belgrano o incluso más alejada.

El instinto de investigador me hizo ir descartando posibilidades, comenzando desde el lugar en que se encontraba el Fuerte, y avanzando hacia el sur y luego hacia el norte.
Orientado por las características de la costa y de las construcciones, descarté el sector sur de la ciudad, y comencé a estudiar el perfil costero del Fuerte hacia el norte. Estaba bien encaminado pero debía “afinar la puntería”. Comencé a buscar datos, a escudriñar en mis recuerdos, descartar posibilidades y sumar antecedentes.

Metido de lleno en la pesquisa, ya sabía algo. Luego de la actual calle Viamonte, en dirección hacia la avenida Córdoba (en aquella época no existía la calle 25 de Mayo), la barranca caía abruptamente sobre el río que formaba una pequeña playa, tal como podía verse en la litografía. Pero aquello no bastaba. Necesitaba más elementos de juicio para confirmar mis presunciones.
Fue entonces cuando, releyendo “Amalia” de José Mármol, en la página 489 del segundo tomo (edición Kapeluz), apareció súbitamente el primer dato. “… Poco después, don Cándido bajaba a largos pasos por la calle Potosí, dobló por la de Florida, tomó por la de la Victoria, y descendió al Bajo por la plaza 25 de Mayo, dejando la fortaleza a su derecha… La alameda estaba cuajada de gente. Cinco tiros de cañón disparados por la batería que desde el principio del bloqueo se había colocado en el Bajo del Retiro, tras el magnífico palacio del señor Laprida, que entonces ocupaba míster Slade, cónsul de los Estados Unidos…”. ¡Allí estaba la información que buscaba! Un “magnífico palacio” sobre la costa, cercano al Bajo del Retiro, que pertenecía a don Manuel Laprida, primo de don Narciso Laprida. ¿Por qué me vino a la memoria, en aquel momento, el apellido Trelles? Recordé que un Trelles estaba casado con la hermana de Manuel Laprida. Hurgué en mi biblioteca y, en un libro titulado “Manuel Ricardo Trelles, historiador de Buenos Aires”, de Rodolfo Trostiné, pude leer que “… Rafael Trelles (hermano de Manuel Ricardo) vivía en una gran casa en la calle San Martín, casi frente a la plaza del Retiro y en un solar donde hoy está ubicada la iglesia del Santísimo Sacramento. El viejo edificio, que aun se conserva en la parte trasera de la iglesia, fue construido por don Manuel Laprida…”. La fecha de construcción fue 1836.

Había descubierto, con certeza, la ubicación de la “Casa sobre el río” de Morel. Ratificando este hallazgo, encontré más pruebas en “La Ilustración Argentina” del 30 de junio de 1888, donde se reproducen dos dibujos y una nota explicativa referida a la “casa de Trelles”, que ya para entonces había sido modernizada.

LA CASA, HOY
Develado el misterio, me pregunté ¿qué fue de aquella casa? ¿habrá sido demolida? ¿estará todavía en pie? Así quedó planteada la segunda incógnita que me propuse responder. La investigación me llevó a la Dirección de Catastro de la Municipalidad. Allí conseguí una cantidad de antecedentes sobre la manzana delimitada por las actuales calles: Paraguay, San Martín, Ricardo Rojas y Reconquista. Consulté el Catastro Beare (obra maestra resguardada en el Museo de la Ciudad), hurgué en los libros originales de las escrituras, a través del tiempo. Así supe que luego de una serie de traspasos de la propiedad entre los Trelles, la casa quedó en manos de los descendientes de Manuel Ricardo, hasta que en los primeros años del presente siglo, gran parte de la manzana con sus construcciones fue adquirida por doña Mercedes Castellanos de Anchorena, para construir la que sería la iglesia del Santísimo Sacramento. También obtuve los planos de la antigua “casa sobre le río”, sobre cuya estructura el padre Vespignani, arquitecto perteneciente a la Obra de Don Bosco, a pedido de doña Mercedes, construyó la casa habitación para los padres traídos para atender el culto de la iglesia. Hoy, a más de ciento sesenta años de su construcción, la “Casa sobre el río” vive, íntegra, formando parte de otra más grande, casa habitación de la congregación religiosa del Santísimo Sacramento.

Como corolario de estos descubrimientos, me pregunto: ¿No es este escondido edificio, oculto dentro de otro mayor, digno de ser declarado monumento histórico, para que lo honremos como tal?.

NOTA: Las investigaciones referidas en esta nota datan de 1963 y 1964. La casa, a poco de finalizar el siglo, continúa allí, esperando el futuro.

FUENTE: Anotaciones para la pequeña historia de Buenos Aires, por el Prof. Jorge Ochoa de Eguileor publicada en la revista Gestión de Consorcios.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*